Uncategorized

Conocer gente actividades Palestina

Y no son sólo las palabras de Trump las que amenazan el futuro de la solución de los dos estados. Una solución propuesta por la izquierda de Israel y apoyada por intelectuales palestinos es la de un solo estado binacional, que le dé la misma ciudadanía y derechos a todos los residentes de Israel y los territorios palestinos. Incluso algunas autoridades israelíes del Likud, partido gobernante de derecha, han dicho que prefieren eso antes que la división territorial.

La administración Obama era defensora de la solución de los dos estados.


  • Estado binacional.
  • paginas para conocer amigos Guano.
  • Proyectos desde la calidad, comunicación y cercanía.

Se han publicado libros, artículos y dictado conferencias sobre las variadas alternativas al problema, desde una propuesta de poder compartido similar a la de Irlanda del Norte hasta una federación donde judíos y palestinos gocen de un alto nivel de autonomía, como el modelo de Bosnia-Herzegovina. Si no lo hacen, eso significaría crear distintas categorías de ciudadanos , lo que es inaceptable ante el derecho internacional. El problema para Israel de igualar derechos de ciudadanía es que en un corto periodo de tiempo los palestinos dominarían el espectro poblacional.

Menú de navegación

En este sentido, Israel se enfrenta a dos caminos irreconciliables. Crowley, ex subsecretario de Estado de EE. Como algunos grupos de derecha que apoyaron la campaña "Sí a un Israel fuerte" , que proponía un solo estado judío como opción y promovía la política de asentamientos en territorios palestinos para lograrlo. Pero la posibilidad de un "gran Israel fuerte" es incompatible con el Derecho Internacional, e Israel lo sabe. Algunos analistas sugieren que con Hamas gobernando en Gaza, el territorio debiera ser tratado como una entidad aparte de Cisjordania, que es controlada por la Autoridad Nacional Palestina.

Así, en lugar de tener un Estado palestino unido, tienen dos entidades débiles ", advierte el profesor Bregman. Yo buscaba las cajas que tienen información sobre extranjeros, pero hay que mencionar que la información estadística de población en El Salvador casi no hay, sobre todo en las primeras décadas del siglo XX. Es hasta , cuando era Alfonso Quiñónez el presidente, quien pone una ley de estadística y es hasta en que se realiza el primer censo nacional, entonces antes de eso no hay mucha información, y aun cuando ya se empezaron a realizar los censos era bastante difícil llevarlos a cabo, por eso la información estaba incompleta y dispersa.

En el AGN, si bien es cierto que hay una parte que se llama Nómina de Extranjeros Residentes, donde ahí tienen información no solamente de palestinos sino de otras nacionalidades —sirios, alemanes, libaneses, españoles y toda cantidad de extranjeros—, pero fuera de eso no había mayor información. En realidad no pensé que esa información iba a estar ahí sino que la primera vez que busqué las cajas sin clasificar estaba buscando un dato específico, que lo había leído en otro documento, pero al empezar a revisar me di cuenta que había bastante información.

Esas fueron otras dificultades. Acordémonos que este es un grupo bastante numeroso y la investigación no solo me estoy enfocando solo en los residentes en San Salvador, sino que se han hecho entrevistas a descendientes de palestinos en diversas partes de El Salvador. No se ha acordado una cantidad específica de publicaciones, pero por el momento he identificado 5 temas que son los que estoy trabajado.

La difícil integración de discapacitados a la sociedad palestina

Hasta el momento solo se han publicado dos, uno salió en septiembre de y otro de marzo de Los otros los tengo programados para el transcurso del año. Eso es algo que me pareció muy importante porque no es una cuestión de racismo sino que hay que ver todo el contexto de nacionalismo que existía en ese momento, no solo en el país sino que a nivel internacional, porque de hecho en otros países de Centroamérica también se les prohibió la entrada.

Esa ley no fue específica de El Salvador ni del general Martínez, sino que en diferentes países de Centroamérica también se promulgaron leyes de ese tipo, por eso me pareció importante abordar ese contexto en el cual surge la ley. Una visión política y humana. Nos despedimos de Ramallah para iniciar viaje hacia Jenín. Ovejas, pastores, carnicerías con su mercancía colgando al aire, niños y niñas en la carretera… Polaroids de un camino en el que se mezclaban autobuses, taxis compartidos y carteles de ciudades.

Al llegar a Jenín nos dirigimos a la sede de la Gobernación, en la que nos recibió el gobernador de la provincia, Qadoura Moussa, también miembro de la OLP. Comenzó ofreciendo algunos datos de Jenín, una provincia de Entre ellos hubo 30 niños y 5 mujeres. Poco después nos cuenta que el muro ha dificultado las condiciones de los jornaleros que antes trabajaban en Israel.

Qadoura Moussa habla lentamente.

Queremos libertad y paz para nuestros hijos y para los hijos de los israelíes. No somos terroristas ni asesinos». Cita los muchos problemas de la población en Jenín, para concluir: «Llevamos 60 años esperando a que se apliquen las resoluciones de la ONU. El mundo nos debe un favor y yo le digo: no os olvidéis del pueblo palestino».

Qadoura agradece el dinero de la cooperación española que cubre infraestructuras, escuelas, calles, colegios Le volvemos a plantear la pregunta mil veces formulada sobre una posible solución política. Eso sí, manteniendo el derecho al retorno de los refugiados». Islam, miembro de una asociación local e improvisada traductora, nos pide permiso para darnos su propia opinión.

Las distintas apps para ligar

Basta con que cumpla los acuerdos. El problema no es de los palestinos, es de Israel». Al final de la charla, saludamos al gobernador, que nos cuenta que el año pasado, después de muchos años, vio a su hermano en Jordania, donde vive refugiado.

El mismo que no veía hace años y años. Y al que no reconoció en un primer momento. Campos de refugiados. Casas apiñadas sobre fronteras invisibles pero muy reconocibles. Personas con la conciencia de unas resoluciones de la ONU sobre su retorno e indemnizaciones que nunca se cumplieron. Elevado nivel de paro y pobreza. Con gran influencia de la religión.

Más de 25 años en clave de ciudadanía

Para muchos, dos vidas enteras: la evocada y la vivida. Cerca de dos millones de palestinos desplazados en Cisjordania.

Ecoperiodismo

Los campos de refugiados. Después de nuestros días en Palestina, impresionaba recorrer las calles del campo de Jenín. Visitamos la sede del Teatro de la Libertad. Estaba en plena ebullición. Al día siguiente empezaban las representaciones de la obra Fragmentos de Palestina y a la vez rodaban un corto en el campo. Entre la algarabía de los preparativos, nos contaron la historia del Teatro de la Libertad. Un proyecto de intervención con niños mediante el teatro creado por Arna Mer-Khamis, izquierdista judía y activista propalestina que vivió en el campo durante muchos años.

Cultura de Palestina

Niños y niñas disfrutando y riendo con el teatro. Después, la destrucción del teatro en ; la muerte de todos sus primeros actores, convertidos en jóvenes hombres, milicianos y, dos, en suicidas. Muy dura. Y ahora todos embarcados en la «tercera Intifada, la cultural», que nos decían que se notaba en el aire de difusión y sensibilización.

Poco después, deshicimos la carretera para volver a Nablus. Nos recibieron Agnet y Ammar, de la asociación del campo de Askar y del centro comunitario Darna. Poco después dimos un paseo hasta una cercana heladería fuera del campo. Allí, Ammar nos relató el cerco especial a Nablus, que entre y estuvo rodeada de fuertes controles. Y su ingreso en prisión cuando tenía 16 años. Obligado a estar en posturas forzadas durante muchas horas. Durante la visita a los campos de Askar y Balata, donde se hacinan cerca de